El socarrat es un tipo de cerámica muy característica nacida en la localidad de Paterna, vecina de Manises, sobre el s. XV. Su fabricación es en monococción pintado únicamente con rojo y negro y el resultado final es una cerámica de una gran estética medieval y diseño, decorada con dibujos donde se muestran tradiciones, costumbres y leyendas de la época. Al salir del horno se muestra con un aspecto “quemado” (socarrat, en lengua valenciana) que le da una imagen singular y característica.